Caries

Esa es la palabra que nadie quiere oír cuando visita al dentista. La caries se desarrolla cuando un diente se deteriora o rompe. La caries es un agujero que puede hacerse más grande y profundo con el tiempo. Si tú tienes caries, es importante que acudas al dentista.

Pero ¿por qué se hacen agujeros en los dientes? La culpable es la placa, una sustancia pegajosa y viscosa compuesta principalmente de los gérmenes que causan la caries dental. Las bacterias en la boca producen ácidos y cuando la placa se adhiere a los dientes, los ácidos pueden corroer la capa más externa del diente, llamada esmalte.

Si tú no vas al dentista, los ácidos pueden seguir carcomiendo el esmalte, y la parte interna del diente comenzara a deteriorarse. Si alguna vez has tenido un dolor de dientes o has escuchado que alguien se queja de uno, este puede ser causado por una caries que llegó a todo el interior del diente, a donde las terminaciones nerviosas se encuentran.

La caries es un agujero que puede hacerse más grande y profundo con el tiempo.

Los síntomas

Las caries tempranas pueden no tener ningún síntoma. Más tarde, cuando la caries ha carcomido el esmalte, el diente puede ser sensible a los alimentos o bebidas dulces, calientes o frías.

Diagnóstico

En toda visita que hagas, el dentista revisara si tienes caries. El dentista examinará los dientes con una herramienta llamada explorador, para buscar hoyos o áreas dañadas.

Después de una examinación cuidadosa, el dentista puede tomar radiografías. Si tu dentista descubre una cavidad, él o ella puede repararla al retirar primero la parte dañada del diente con un taladro especial. El dentista entonces llena el agujero en el diente con un material especial. A este procedimiento se le denomina como resina o amalgama. Si las radiografías muestran un deterioro más avanzado, el diente requiere una endodoncia.

Tratamiento

La caries es un proceso, que en sus primeras etapas puede ser detenida e incluso revertida. Fluoruros y otros métodos preventivos también ayudan a que un diente  se repare por si solo (remineralizar) en las primeras etapas de deterioro.

Una vez que la caries empeora y hay una ruptura en el esmalte, sólo el dentista puede reparar el diente. El tratamiento estándar para curar una caries es poner una resina o amalgama en el diente. El dentista anestesiara localmente si se utiliza un taladro para eliminar la parte afectada.

La amalgama es un material de color gris plateado hecha de plata, mercurio, cobre u otros metales. La resina ofrece una mejor apariencia, ya que es del color del diente. De hecho, las nuevas resinas son muy durables.

Por lo regular, las amalgamas se utilizan en los molares y premolares porque el metal no se ve en la parte posterior de la boca. En cambio, las resinas se utilizan en cualquier diente.

Si una caries es grande, el diente puede no ser capaz de soportar el material de relleno necesario para su restauración. En este caso, el dentista elimina la caries y cubre el diente con una incrustación cerámica o corona; piezas que se mandan hacer a un laboratorio dental.

A veces las bacterias pueden infectar la pulpa dentro del diente, aunque visualmente el diente se vea relativamente intacto. En este caso, el diente necesita de una endodoncia. El endodoncista elimina la pulpa y la reemplaza con un material inerte.